jueves, 20 de octubre de 2011

DRESS CODE O COMO IR VESTIDA AL TRABAJO



No te vistas de cualquier manera para ir a trabajar. Siempre insisto en que el aspecto externo de una persona dice mucho de nosotros mismos. Es un escaparate de lo que hay en el interior, un reflejo de lo que los demás esperan de nosotros, sobre todo en nuestra vida profesional.
Para ir a trabajar no se debe ir ni demasiado exagerada y exuberante, ni pasarse y resultar demasiado clásica y aburrida. Está bien hacerse u pequeño uniforme que nos va a ayudar a ir presentables, y dar imagen de seriedad y profesionalidad.

Yo siempre recomiendo tener básicos para llenar el fondo de armario: pantalón negro, camisa blanca, blazer, que son prendas muy combinables con otras más animadas y modernas. Siempre hay que contar con el apoyo incondicional de los complementos. Un buen bolso, unos zapatos bien escogidos, un foulard, unos pendientes y un collar bonito animan cualquier look. Los complementos y las prendas superiores (blusas, camisetas…) consiguen dar esa nota de ánimo y color.

De cualquier manera, para trabajar hay que dar la impresión de estar perfecta sin que ninguna prenda o complemento que te pongas llame demasiado la atención. Hay que ir elegante en el aspecto global de la persona, pero ningún elemento del vestuario debe resaltar mucho. Lo mejor es que digan de ti: siempre va elegante, pero no puedo definir exactamente como va vestida.

El peinado es clave en el aspecto personal. El maquillaje debe ser muy ligero y discreto, y la limpieza y pulcritud de todo el conjunto es fundamental. Elimina el “demasiado”: demasiado maquillaje, demasiado escote, demasiado tacón, y sustitúyelo por  algo mas simple y discreto, y siempre acertarás. Aunque no lo parezca, si tienes una imagen  adecuada, vas a emitir un sentimiento de seguridad y tranquilidad en los demás. Van a pensar: estamos en buenas manos.

Tanto es así que muchas empresas imponen  uniforme a sus empleados para dar una imagen corporativa correlacionada con el plan de marketing de la compañía. Prefieren que los trabajadores protesten en un momento dado por dicha imposición, que arriesgarse a dar una mala imagen de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada