domingo, 16 de enero de 2011

EL ATUENDO COMO CARTA DE PRESENTACION

Lo queramos o no nuestro aspecto exterior es nuestra carta de presentación. Podemos adivinar entre otras cosas el tipo de vida y el trabajo que desempeña una persona simplemente fijándonos en el atuendo que utiliza.

Hoy en día la moda se ha democratizado. Todo el mundo lleva vaqueros y camisetas, pero cada uno lo hacemos de forma diferente. Las tiendas donde los adquirimos son las mismas en casi todos los lugares del planeta. Esas marcas copan las calles más comerciales de las ciudades, y tanto ricos como pobres compran en esas tiendas. Están en Madrid, Paris o Singapur. El mundo se ha globalizado y con él la moda. Algo impensable antiguamente cuando el tipo de ropa que se utilizaba constituía una forma de diferenciarse de los demás, y mostraba claramente a que clase social pertenecía una persona. Las clases bajas no podían acceder a determinadas prendas de vestir.

Ahora todos vestimos igual pero de forma personalizada. “customizamos” el atuendo, lo hacemos nuestro. Por eso la ropa que utilizamos no es lo único que influye en el aspecto personal.

Para conseguir un look personalizado no solo hay que prestar atención a la ropa que utilizas, influyen muchos más aspectos. Incluso algunos que no se ven a simple vista. Todos sabemos que un mismo vestido luce de manera muy diferente en una persona que en otra. Influyen otros factores externos como el peinado, el maquillaje, los complementos, la forma de hablar y comportarse, y sobre todo la actitud ante la vida. Esto es lo que hace que una persona muestre un aspecto apetecible o un aspecto desagradable. La imagen personal es algo que hay que cuidar mucho y dice mucho de nosotros. Lo primero es presentarse de forma limpia y aseada por encima de cualquier cosa.

Os dejo algunos consejos para dar una buena imagen:

El peinado es básico para ofrecer un estilo determinado. Puede ser juvenil, sofisticado, deportivo….Es importante ponerse en manos de un buen peluquero para cortar y dar color al cabello. En realidad la cara y el pelo es lo primero que van a ver cuando nos conocen. Debemos tenerlo muy en cuenta.

No hay que maquillarse demasiado. Es muy poco elegante. Lo mejor es hacerlo con naturalidad por las mañanas y por la noche algo más, pero nunca con exceso. Y cuidado con los “rojos pasión” en los labios. Pueden dar al traste con el mejor vestuario del mundo. Existen muchos cursos de “automaquillaje” para saber sacarse partido. Es muy recomendable hacer alguno.
Utiliza perfume para dar un aspecto más cuidado y sofisticado. Un perfume bueno es algo que se puede permitir cualquiera.
Y ante la duda utilizar siempre el “menos es más”. Es mejor pecar de poco que de mucho. Los excesos dañan la estética personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada