lunes, 22 de marzo de 2010

pret a porter

El pret a porter lo diseña un estilista de moda. Este se fija en lo que la gente quiere llevar puesto. Luego hace una colección que se vende de manera masiva en forma de tallas. Le he llamado estilista porque en el extranjero se está abandonando el uso de la palabra diseñador. Ahora se les llama estilistas o creadores de moda. Otro día os explicaré la diferencia entre unos y otros.

Pret a porter en realidad significa listo para llevar. Se elabora con patrones que se preparan en diversas tallas, se cortan las prendas y se confeccionan en serie en una fábrica textil. Es un proceso puramente industrial.

Los precursores del prèt a porter fueron los militares y las guerras. Los primeros tallajes se hicieron en el ejército. Era necesario conocer las medidas corporales de los soldados para poder fabricar los uniformes militares.

En realidad los uniformes de los ejércitos han influido enormemente en la evolución de la moda a lo largo de la historia. Se fabricaron prendas en serie por primera vez para hacer uniformes. De ésta práctica nació la técnica del pret a porter, que también influyó sobremanera en el atuendo utilizado actualmente en moda masculina. Todas las chaquetas, abrigos, casacas, incluso la cazadora bomber de aviación tan de moda ahora provienen del vestuario utilizado por los militares.

A finales del S: XIX ya existía la confección en serie, pero era de mala calidad. Los americanos mucho más prácticos y menos exquisitos empezaron a fabricar moda y a democratizar el mundo. De esta nueva forma de entender la vida surgió el pret a porter en los años 60. Los diseñadores franceses comenzaron a fabricar pret a porter de lujo, prendas bien confeccionadas con corte impecable. Era una forma de llegar a un público mucho más numeroso. El producto se fabrica de forma mucho más económica y puede llevarlo cualquier persona en cualquier lugar del mundo. En realidad es una masificación de las prendas. Esto supuso además en aquella época altísimos ingresos para las casas de moda, ya que consiguieron mayor rentabilidad con mucho menor esfuerzo.

La forma de presentar las colecciones también sufrió una profunda transformación. De los coquetos e íntimos salones, se pasó a convocatorias multitudinarias de gran repercusión social: a las pasarelas o fashion week que hoy en día conocemos. En 1973 se empezaron a mostrar las primeras colecciones de prèt a porter en Paris dos veces al año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada