jueves, 7 de febrero de 2013

LORENZO CAPRILE EN EL MUSEO DEL TRAJE



Me ha encantado escuchar a Lorenzo Caprile, ayer, en el museo del traje. En un momento ha desmontado todos los falsos  mitos, afectaciones y convencionalismos sociales que azotan a la “acomplejada España”, y en especial al mundo de la moda tal y como se cuece en éste País.

Lo primero que hizo fue llamarse a si mismo “MODISTA”, no modisto, ni diseñador, acepción de la cual reniega, y con toda la razón, porque él no es alguien que dibuja, sino alguien que SABE hacer un vestido.
Incluso nos leyó en el diccionario lo que quería decir cada término, asegurando que ser modista es la profesión más bella y respetable del mundo. Y tiene razón. Lo que ocurre es que la palabra “modista” en España se asocia a mujer de clase baja, sin cultura ni formación ninguna..

El lo ha tenido relativamente fácil, primero porque es hombre y queda más glamouroso, y segundo porque ha vestido a toda la aristocracia Española dejándonos impactados con cada vestido.

En mi caso, que también soy modista y me gusta presumir de ello distinguiéndome de los “¿diseñadores?” que nada más que saben dibujar , ha sido mucho más difícil, porque soy mujer, de buena familia y encima con carrera universitaria, concretamente licenciada en filosofía y ciencias de la educación. Y la gente que me conoce se queda sorprendida y alucinada de que me dedique a la modistería. Pensaban que era un capricho pasajero de señora bien algo excéntrica. En definitiva, nadie de los que me rodean lo comprenden, a pesar de que llevo 23 años de profesión y me siento muy feliz ejerciéndola. Y hablan… ¿y como  es que la hija de  bla, bla, bla …cose para la calle? Y cuando vienen a encargarme algo lo primero que preguntan es ¿sigues cosiendo? Pues si, sigo cosiendo y seguiré, hasta que mis manos y mi vista me lo permitan.

Otro falso mito que tiró por tierra fue el de los dibujos de figurines señalando que son útiles, pero es la faceta menos importante de la profesión, porque nadie lleva el dibujo de un vestido pegado en la frente. Lo que si que llevan es un vestido puesto, y ese vestido tiene que ser bonito, estar bien hecho, sentar como un guante y todo lo demás. Gracias a Dios está él para recordarnoslo a todos, con una simple imagen, la foto de las personas que ha vestido.

Nunca he parado de predicar lo mismo, pero en las escuelas de diseño españolas siguen empeñados en que sus alumnos aprendan a dibujar muy bien, pero luego no saben ni coser un botón. Los que me seguís sabéis las dificultades que tengo para acceder a mi puesto de trabajo como profesora interina en la escuela pública de diseño de moda de Madrid. Quiero entrar precisamente para cambiar eso. Quiero enseñar bien el oficio, que es lo que le hace falta a todas las señoras y sobre todo a España. Para quien quiera aprenderlo doy clases de patronaje y confección en Carlota & punto los Lunes por la tarde. Tel. 915343943, C/ General Dávila nº 11.

Volviendo a Caprile, alguien del público preguntó algo sobre los genios. Yo creo que realmente es un gran genio, y ya nos lo ha demostrado a todos, sin ninguna necesidad de adularse a si mismo. Solo con su naturalidad, su simpatía y hablar ALTO Y CLARO conquistó a todo el público presente.

Yo realmente pasé un rato muy, muy agradable, y me río y me reiré igual que él de tanta tontería, tanto aspaviento y tanta pamplina de los que viven de cara a la galería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada